comicsslider

Análisis de la reaparición de Watchmen en Doomsday Clock #1

Hace algunas semanas tuvimos la oportunidad de hablar de Doomsday Clock, el regreso de Watchmen al mundo de las cómics, esta vez nos presentan una historia en donde se unen el universo de los mundos de superheroes de DC con el oscuro y lúgubre universo de Watchmen. Este nacimiento es ya de por sí, un dilema ético sobre su existencia.

- Anuncio -

Realmente los señores Geoff Johns, Gary Frank, Brad Anderson y Rob Leigh. son valientes al atreverse a tocar el inalterable mundo de Watchmen y convertir esta nueva entrega en una secuela, desde luego esto significa que tendrán muchas críticas por parte de la prensa y aficionados.

Doomsday Clock # 1:

Escritor: Geoff Johns Artista: Gary Frank Colorista: Brad Anderson Letterer: Rob Leigh

En realidad mucha gente era escéptica de ver una secuela de Watchmen, yo me incluyo entre ese grupo, principalmente porque la historia de Watchmen parecía tener un principio y un final, y cerrar a la perfección para quedarse como un bonito recuerdo en la mente de sus fanáticos. Casi como una pequeña serie de culto, todo eso fue muy bien representado tanto en su película como en los cómics.

Sin embargo aunque tengamos en nuestra memoria la obra de Alan Moore y Dave Gibbons. Este nuevo episodio en la trama de Watchmen, parece ser bastante esperanzador y en esta nota hablaremos del primer capitulo de las cómics.

Cuando pensamos en Watchmen, recordamos ese particular estilo de dibujo, su mensaje audaz y coherente que transcurre en un universo paralelo, en plena Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética, donde los superhéroes son ilegales para el gobierno.

Moore y Gibbons sabían exactamente lo que querían decir y cómo querían decirlo. Sus personajes eran épicos: ese Doctor Manhattan que muchos consideran el personaje más poderoso de los cómics, o el famoso Rorschach que se llama exactamente igual que la prueba psicológica, en donde la gente adivina figuras en manchas sin sentido, situación que también ocurre en el rostro del enigmático personaje, entre otros.

Doomsday Clock # 1: El comienzo de una aventura

Han pasado muchos años, y nos encontramos en un punto en el que volveremos a ver a los personajes de Watchmen, estamos ante un nuevo cómic que nadie nunca pidió, titulado Doomsday Clock # 1, esta vez la entrega viene de la mano de dos grandes de la industria Geoff Johns y Gary Frank sumergidos en este proyecto.

El detalle más importante de esta nueva entrega de Watchmen es que por primera vez los veremos involucrados en el universo de DC (Es por eso que en este primer tomo vemos el rostro de Rorschach con los logos de Wonder Woman, Superman y Batman, además Jim Lee el verano pasado, calificó esta nueva entrega como una “secuela” del trabajo seminal de Moore y Gibbons.

Esta es la parte que intriga a los aficionados, cómo lograrán interactuar personajes tan sumamente complejos, en el universo de DC, y ¿Cómo se logrará continuar la trama de la primera serie de cómics?, como dice el Dr. Manhattan, nada realmente termina nunca, pero eso no implica necesariamente que continuar la historia sería revelador para el lector.

Algunos detalles del nuevo cómic de Doomsday Clock.

Doomsday Clock # 1: un excelente regreso de Watchmen

Por otra parte tenemos los problemas legales que todo ser humano tiene, cuando expone su trabajo a una gran empresa. La historia cuenta que tanto Alan Moore como Dave Gibbons, perdieron sus derechos de Watchmen al firmar con DC Cómics, simplemente perdieron todo al estampar su firma en el contrato de producción.

Debido a este acontecimiento es sabido por muchos que Alan Moore no quería que hubiesen más secuelas de la saga de Watchmen. Pero él no tiene derechos sobre la propiedad intelectual, por lo tanto, su opinión sirve de poco en este caso.

Estamos ante una nueva Saga de una serie que en teoría debió finalizar hace años, sin embargo no soy de las personas que se cierran ante una nueva propuesta creativa, y más bien creo que el resultado puede resultar o muy bien o pésimo. Es una pena que la relación entre DC y Moore sea tan difícil. Pero también hay que entender que se trata de negocios y relaciones comerciales, donde muchas veces el producto de las empresas esta por encima de sus creadores originales.

Debemos de recordar que en el año 2012, DC lanzó Before Watchmen, un conjunto de precuelas basadas en el universo de Watchmen. Esos libros, en un análisis final, eran de una calidad regular.

Debido a esta situación la pregunta queda en el aire sobre Doomsday Clock # 1: El universo de Watchmen es un mundo cínico, que en esta ocasión chocará de frente con el universo “esperanzador” que Johns ha calificado como el actual DC Universe, entonces ¿Qué sucederá al chocar dos mundos tan contrastados?.

Si lo pensamos por un momento, esta realidad es la que vivimos a diario, en un mundo en que se convive con diferentes filosofías competitivas, muchas veces son poco armoniosas, y todo parece más bien caótico.

Las primeras páginas de Doomsday Clock nos recuerdan el universo Watchmen, vemos a una turba furiosa con un gran letrero con la frase: “El Fin esta cerca”, frente a las oficinas de Ozymandias (Adrian Veidt), Y un cartel con un signo de negación hacia Adrian Veidt.

Los acontecimientos se desarrollan en noviembre 22 de 1992, con un grupo de personas gritando y rogando ser escuchadas frente a la policía, que esta armada con cascos, escudos y equipo antidisturbios, las noticias recuerdan que el caos que se vive en esa época. Obviamente la narración está destinada a relacionar los eventos de esta historia con los acontecimientos que se desarrollan en Estados Unidos en la época actual.

La introducción de Doomsday Clock se parece más a un rudo narrador omnipresente que plantea sin rodeos la situación que enfrenta el mundo. Los elementos personales, las partes más importantes, se pierden aquí.

En general estamos ante una naracción de un mundo en decadencia, que es mayormente presentado en las noticias, quizás con poca profundidad, porque hubiese sido mucho más interesante ver recortes de periódicos que hicieran algo más que reiterar las fallas de Ozymandias. Ojalá nos hubieran contado algo sobre algunos de los nuevos personajes introducidos en Doomsday Clock # 1, por ejemplo.

Luego vemos una cárcel en donde un prisionero trata de robar las llaves al guardia de seguridad, sin embargo el prisionero se intimida al ver la presencia de un nuevo Rorschach.

El Estilo de Watchmen Intacto

El artista Gary Frank, junto con el colorista Brad Anderson, hacen un trabajo espectacular al emular el estilo artístico que hizo que el trabajo de Gibbons en Watchmen fuera tan memorable.

Los maravillosos diseños de cuadrículas de nueve paneles de Gibbons se podrán volver a disfrutar en este nuevo cómic: además de las múltiples escenas de secuencias de acción, las fascinantes expresiones faciales que desbordan de detalladas y el como se desarrollan los acontecimientos de una manera pausada.

A pesar de que tenemos el estilo de Watchmen, también es importante destacar que ahora la historia viene con una dosis importante de humor, a pesar de ese inicio dramático y de caos. Si bien el control de los medios de comunicación ha sido subsumido por el gobierno y el mundo todavía está llegando a su fin, los personajes de esta historia aún se las arreglan para participar consistentemente en bromas morbosas y humorísticas. El nuevo Rorschach demuestra un amor desvergonzado y un deseo de panqueques. No le gusta escribir mucho las cosas, pero constantemente se olvida a dónde va. Hay una sensación de que Johns está jugando contra la caracterización sin humor y absolutista que Moore le dio a Rorschach.

Marcos Maez, the Mime y Erika Manson, the Marionette

Hay nuevo personajes para el universo de Watchmen, se tratan de Marionette y Mime (El Mimo y la Marioneta), son bastante divertidos y encajan perfecto en Watchmen. Pero estos no tratan de imitar o emular el estilo de Moore, todo lo contrario tienen luz propia dentro de la escena. El mimo toma su arma imaginaria del locker, y no deja de apuntar a Rorschach con su pistola imaginaria.

Las situaciones con Rorschach en cada escenario se muestran bastante intrigantes y graciosas, su auto huele mal, se olvida de donde ir, responde con frases cortas, sin embargo el personaje en su anterior entrega era mucho más serios y frío, pero los años han pasado y esta nueva versión ha sido producto de las interpretaciones de los fans, el personaje ha evolucionado. Y en este giro de la caracterización, Johns encontraría abordar el legado de Moore.

Mientras que Doomsday Clock se supone que es un cruce entre el DC Universo y el de Watchmen, pasamos la gran mayoría de nuestro tiempo en este último mundo. El famoso crossover ni siquiera comienza aquí, lo que hace que este debut sea esencialmente una introducción que presenta el retorno de Watchmen.

No hemos visto nada de los superheroes de DC, más que un par de logos y quizás una bonita imagen de superman junto al doctor manhattan en la segunda página de la historieta. Además de un par de páginas dedicadas a una breve introducción de Clark Kent.

Si Doomsday Clock será un buen cómic, es algo que tan sólo sabremos después de ver los demás tomos, ahí es cuando por fin podremos plantearnos si traer a los personajes de Watchmen al universo DC, fue una buena idea que premia el trabajo de Moore y Gibbons en una historia eso solo ocurre en el Universo DC.

Hay que destacar que tanto Johns, Frank, Anderson y Leigh hacen un valiente primer intento de escalar la montaña crítica que han construido para ellos al crear esta historia desde un primer momento. La historieta nos deja con muchas preguntas, muchas dudas, y un esperanzador comienzo de una saga épica.

BatPink
AutorBatPink
Soy BatPink, me gusta el minimalismo, pero no extremo, soy abierto a cualquier nueva tendencia, me gustan los cómics desde que alquile mi primer juego de Snes con los personajes en portada. Agente de SHIELD experto en camuflaje y espionaje.